Benamôr, Portugal, tan cerca y tan desconocido

Lisboa, capital de nuestros vecinos y, a veces, tan desconocidos. Ahí surge esta nueva marca que nos ha enamorado, cautivado y que nos dejado en la mente grabado su espectacular aroma.

Portugal, a visto nacer a muchos grandísimos alquimistas y creadores de formulas centenarias, y tenemos que reconocer, que esto lo hemos aprendido en nuestra incasable búsqueda de mas y mas marcas

Benamôr fue fundado en 1925 en Lisboa por un misterioso boticario que creaba ungüentos milagrosos en su laboratorio de Campo Grande nº189.

Sus recetas de belleza hechas a mano se basaban en perfumes únicos e ingredientes naturales cultivados bajo el sol de Portugal: limón, rosa, aloe vera o aceite de almendra.

Envuelto en adorables tubos Art Deco, fue un éxito instantáneo, y todas las Belles de Lisboa eran adictas, incluida la propia Reina Amélie.

Benamôr dio origen a algunas de las recetas de belleza de culto de Portugal, como la Créme de Rosto, la crema facial milagrosa -cuyo extracto de rosa da a la mujer un brillo instantáneo- y que permanece inalterada hasta ahora. La crema de manos Alantoíne y la Bronzalina también estaban entre sus creaciones más buscadas.

Hoy en día, Benamôr sigue siendo una de las marcas de belleza más queridas de Portugal, difundiendo sus deliciosas recetas de belleza por todo el mundo.

En Yo soy Venus podrás descubrirla con tu suscripción de manera itinerante, así que si aún te lo estás pensando:

SUSCRÍBETE YA