Maison Payen: Tradición y siglos de experiencia

UNA FAMILIA

1730, desde el balcón de su comerciante de petróleo, Jean-Baptiste Court puede ver el puerto y sus barcos. Es en este escenario, donde los cinco sentidos florecen, que tiene la idea que cambiará todo: aplicar a los aceites vegetales , y especialmente al aceite de oliva ordinario, un proceso único para refinar su materia mientras se preservan las propiedades activas naturales de las plantas de las que provienen.

Aliando el genio del inventor, la imaginación del mezclador y el saber hacer del refinador, desarrolló el Aceite de Oliva Blanco: no graso, más fino, más suave y sin fragancia. Así sublima sus excepcionales ingredientes activos para la piel. El primer Aceite Raro de la casa nació.

Para preservar este conocimiento, Jean-Baptiste Court se unió en 1770 con su sobrino, Jean-Baptiste Payen, quien a su vez lo confió a sus herederos, dando origen a una verdadera dinastía: la Court-Payen.

LA DISNASTIA DE LA CASA PAYEN

Fue en del siglo XVIII al XX, cuando Maison Payen se convirtió en el mayor fabricante de Aceites Raros para el cuidado natural de la piel y jabones.

Esta notoriedad despertó finalmente el interés de Carlos X que, seducido por la radiante blancura de su jabón, hizo de la Maison Payen una Manufactura Real y su propietario, un artesano del Rey.

Al mismo tiempo, las Soieries Lyonnaises reconocieron las virtudes purificadoras del Jabón de Aceite de Oliva Blanco de Maison Payen para las sedas de la India y China, contribuyendo definitivamente a su imagen de suavidad y excelencia.

Perfumistas y boticarios de todo el mundo clamaban por los Aceites Raros de la casa, una garantía de un cuidado excepcional de la piel.

MAISON PAYEN EN LA ACTUALIDAD

Hoy en día, combinando sus conocimientos heredados con las innovaciones más recientes, Maison Payen ha desarrollado una gama contemporánea de productos para el cuidado de la piel basados en aceites vegetales raros, enriquecidos con moléculas activas extraídas de su parte insaponificable.

Explorando el mundo en busca de ingredientes excepcionales, transmite sus beneficios únicos al corazón de los productos de cuidado con texturas delicadas y fragancias refinadas, en perfecta afinidad con la piel.

Aceite de oliva blanco de la cuenca mediterránea, aceite de Nigella de Egipto, aceite de baobab de Sudáfrica, aceite de camelia de Chipre... Los aceites raros de Maison Payen vienen de todo el mundo.

Verdaderas invitaciones al viaje, a la sensorialidad y al refinamiento, a menudo utilizadas en los más antiguos rituales de los cuatro rincones del mundo, los raros aceites se mezclan cuidadosamente por la finura y la ligereza de su esencia y por su notable concentración de moléculas activas naturales para la piel.

Siglos de historia y refinamiento de sus formulaciones, para lograr una colección de cuidado personal inigualble, y en Yo soy Venus, lo tenemos. Llegarán únicamente con las suscripciones de manera itinerante.

¿Lo quieres? acompáñanos y descubre lo que Maison Payen tiene que ofrecernos

SUSCRÍBETE YA